jueves, 20 de noviembre de 2014

HUEVO CHIMBO POSTRE DE AMATITLÁN DE ANTAÑO

Hace pocos días tuvimos la oportunidad de compartir un aromático café de sobremesa sabatina con doña Amparito Barrientos Cuevas, acompañados su ahijada y sobrina Elsita López Cuevas mientras degustábamos de unos sabrosos cupecakes de chocolate que mi esposa preparó. 

La amena plática nos llevó por los caminos del ayer, hasta encontrarnos con el recuerdo de un postre distintivo de varios hogares de Amatitlan de Antaño, pero que ahora prácticamente ha desaparecido porque ya casi nadie lo hace ni lo sabe hacer. Se trata nada más y nada menos que del HUEVO CHIMBO.

La receta de doña Jovita Cuevas, mamá de doña Amparito,  y que ha compartido con las mujeres de su familia, es la que recuerda Tesla Jovita Barrientos, hija de doña Amparito: "nosotros usamos son solo las yemas de los huevos y lleva dos horas de batir a mano, después se cocinan en "baño María". La batida requería mucho esfuerzo, por eso se hacía poquito a poquito, y con la colaboración de la familia. La miel solo es se hace con agua y azúcar, no lleva más ingredientes. Recuerdo que los hacíamos hace 20 o 25 años atrás, cuando existía el Comedor "El Carmen" y el Club de Leones de Amatitlán, en donde vivía doña Menchita, QEPD. Recuerdo que la abuelita nos ponía a batir, o a decorar el plato final".



Huevo Chimbo, fue una receta ganadora de un tercer lugar en un festival gastronómico en París, Francia, en 1968, presentada por una dama guatemalteca como un postre chapín.

Receta para hacer Huevo Chimbo:

Ingredientes: 12 yemas frescas de huevos de gallina, 3 cucharadas de harina, 1 cucharada de maicena, 1/2 cucharadita de royal, 4 onzas de pasas.

Para la miel: 1/2 libra de ciruelas, 1 rajita de canela, 4 onzas de almendras, 4 clavos de cocina, 6 pimientas de chapa, 1 cáscara de limón o 1 hoja de higo, 1 copita de buen ron. 

Batir las yemas hasta que estén bien espesas, con consistencia cremosa y de color amarillo claro. Cernir finamente y mezclar maicena, royal y harina. Agregar las yemas batidas poco a poco, revolviendo vigorosamente. Agregar las pasas enharinadas. Vaciar la mezcla en moldes de cubilete pequeños, engrasados y enharinados, hornear a 350 grados F. por 20 minutos. Remojar las ciruelas por 20 minutos en poca agua y luego cocinarlas con el azúcar, canela,las pimientas y las cáscaras de limón hata que espese. Agregar el ron. Vaciar los moldes y pinchar los panequitos con un palillo para comprobar que están horneados. Servir con la miel encima. Se puede decorar con almendra tostada y un toque de canela en polvo.

Un poco de su historia...

En realidad, los huevos chimbos también se relacionan o se pueden conseguir en Brasil, Colombia, Perú, Venezuela, México, Guatemala, Chile o Nicaragua. Esto se debe a que el origen de este particular postre se remonta a los conventos coloniales, mucho antes de que América se independizara de la corona española.

La receta probablemente llegó a estas tierras a través de alguna dama española, pasando luego a los conventos. Las religiosas acostumbraban regalar los codiciados huevos chimbos a sus superiores o a sus benefactores.

Sin embargo, no eran las monjas sino sus empleadas quienes se dedicaban a preparar los huevos chimbos. Según los relatos, las yemas había que batirlas por más de media hora. Luego la mezcla se debía hornear durante el doble de tiempo (una hora aproximadamente) o por la cantidad de “Aves Marías” y “Padres Nuestros” que se dijeran en ese lapso.

Como no se concebía que los huevos se convirtieran en dulces se empleaba el término "chimbo" al referirse a ellos, queriendo indicar que eran falsos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Las opiniones de nuestros distinguidos visitantes son BIENVENIDAS. Por favor, respetemos a los demás. Todo comentario ofensivo o denigrante será censurado. EL RESPETO AL DERECHO AJENO ES LA PAZ.