martes, 5 de julio de 2016

EL MONASTERIO ORTODOXO DE LA SANTÍSIMA TRINIDAD

Desde la carretera de circunvalación o al efectuar una recorrido en lancha por el lago de Amatitlán llama la atención una blanca edificación que se observa en la cima del cerro El Filón, construida con un estilo arquitectónico distinto que hace recordar el Lejano Oriente y los cuentos de las Mil y Una Noches. Para conocer el lugar efectuamos una visita, el lunes 04 de julio 2016 acompañados de varios comunicadores sociales amatitlanecos.

Debido al cierre del camino conocido como "La Barca" fue necesario emplear una ruta alterna, subiendo desde Amatitlán por la autopista CA-9 al Pacífico hasta el Km. 20 para tomar el desvío de la nueva carretera privada VAS hasta llegar al redondel de entrada al Mayan Golf Club, en Villa Nueva, y ahí en dirección norte a sur hasta llegar a nuestro destino. Para ingresar debimos identificarnos plenamente y cumplir con estrictas medidas de seguridad.


El Monasterio Ortodoxo de la Santísima Trinidad-Lavra Mambré fue fundado el 30 de abril del año 1986 por Madre Inés Ayau García y Madre María A. Amistoso con la bendición del Exarca de Europa Occidental Metropolita Damaskinos Papandreu. En 1989 el Ingeniero Federico Bauer, donó el terreno (34 acres, o aproximadamente 20 manzanas) para la construcción del Monasterio a orillas del Lago de Amatitlán.


El 1 de noviembre de 1992 se puso la primera piedra y el 30 de enero de 1994 las monjas se trasladaron a vivir a las primeras ermitas construidas en el monasterio. El 2 de septiembre del año 2002 se inició la construcción de la Iglesia en el Monasterio. Cinco años después, el 8 de noviembre del año 2007, se consagró la Iglesia del monasterio a la Santa Trinidad. Ese mismo año se inició la construcción de una residencia para trasladar a los niños al Monasterio que fue bendecida el 17 de noviembre de 2013 por Su Eminencia el Arzobispo Antonio Chedraoui.


La iglesia es magnífica e impresionante, con sus múltiples detalles bizantinos y una espectacular cúpula central. En su interior han sido pintados numerosos pasajes bíblicos así como la imagen de muchos de los Santos Ortodoxos. El aroma de incienso y aceites aromáticos impregna el ambiente. Al ascender desde su interior hasta la parte superior del edificio se disfruta de un panorama maravilloso del lago de Amatitlán rodeado de cerros y montañas. Toda esa sucesión de imágenes eclesiásticas y de la naturaleza a su alrededor se convierten en una descarga de emociones que van del éxtasis hasta una sensación de profunda paz y comunión espiritual.


Con la ayuda de numerosos benefactores entre los que están las familias de las monjas, el Monasterio se ha ido construyendo poco a poco. Las monjas llevan su vida monástica fielmente dentro de la tradición del monaquismo ortodoxo y son responsables del Hogar Rafel Ayau.


La Igumeni (encargada) del Monasterio y Directora del Hogar Rafael Ayau es Madre Inés. Una mujer de firmes convicciones que desborda entusiasmo y positivismo, que dejó sus estudios de arquitectura para atender una vocación de conciencia, y es heredera de la visión de futuro que tenía su padre, el académico, intelectual, dirigente político y empresario Dr. Manuel Ayau Cordón (1925-2010).


Durante tres décadas de trabajo duro y permanente gestión se ha construido no solo el monasterio sino un complejo arquitectónico que alberga amplias, modernas y firmes instalaciones para los niños y jóvenes del Hogar Rafael Ayáu, incluyendo dormitorios, salas de estudio, comedor, cocina, biblioteca, laboratorios, y aulas en las que funciona un colegio en el que se les imparte educación formal.


El apoyo ha sido incluso a nivel de estudios superiores, pues ya son casi diez los egresados de este Hogar que han logrado graduarse profesionalmente, incluso varios de ellos han sido becados a Rusia. También se les enseñan oficios prácticos, como la crianza de peces y algunos cultivos. Actualmente residen aquí una veintena de niños y jóvenes entre los 9 y los 18 años de edad. Además se encuentra una residencia para los jóvenes universitarios, la Universidad On line Rafael Ayau (en proceso de legalización) y el hospital de la Misericordia (en formación).


Se agradece a Madre Inés Ayáu por todas sus atenciones durante nuestra visita y su dinámico intercambio de ideas y propósitos. Es una mujer de espontánea sonrisa y comentarios apasionados, que recorre un camino de santidad por medio de obras de beneficio comunitario. Dios la bendiga!!!


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Las opiniones de nuestros distinguidos visitantes son BIENVENIDAS. Por favor, respetemos a los demás. Todo comentario ofensivo o denigrante será censurado. EL RESPETO AL DERECHO AJENO ES LA PAZ.