jueves, 24 de septiembre de 2015

AVANZA RESTAURACIÓN DEL TEMPLO PARROQUIAL DE LA CIUDAD DE AMATITLÁN


Han pasado 350 años desde que fuera construido por la Orden de los Dominicos el edificio principal de la Parroquia San Juan Bautista, en 1665. A través de los años su estructura ha requerido de algunas transformaciones, arreglos y adaptaciones. Sin embargo, desde hace algunas décadas se fue haciendo evidente el deterioro especialmente de la parte superior, el techo; a tal grado que se ha corrido el riesgo de que colapsara y al derrumbarse pudiera provocar daños aún más considerables.


Uno de los primeros en exclamar la voz de alerta fue el promotor cultural Alberto Orantes Lucas, urgía hacer algo. La iniciativa llegó a oídos del sacerdote Héctor De León quien puede decirse que inició las gestiones correspondientes, las cuales han seguido a cargo de quienes le han sucedido como párrocos de Amatitlán, los sacerdotes José Vinicio Sandoval, Gregorio Mendoza, y Gustavo Montenegro; correspondiento al ciudadano Emilio Enrique Aguilar Roy la coordinación de las obras.

Fue así como se emprendió una RESTAURACIÓN no solo formal sino que amplia, onerosa y de grandes dimensiones para fortalecer y acondicionar los muros en general, fundir soleras de corona así como las bases de platina, instalar nueva estructura metálica, cambiar la cobertura de lámina de zinc totalmente oxidada por una nueva de teja de barro impermeabilizado.

El terreno donde se encuentra el templo de la Parroquia San Juan Bautista, sobre la 2ª avenida al oriente de la plaza principal de la ciudad de Amatitlán,  inicialmente albergó la construcción de un convento desde el 11 de marzo de 1562, encomendándose a la Orden de Predicadores de Santo Domingo de Guzmán, quienes también inculcaron la devoción por el rezo del Santo Rosario. Con su nombre de entonces, San Juan Amatitlán, en el Estado de Curatos del Arzobispado de Guatemala de Real Tribunal y Audiencia de la Contaduría de Cuentas, fechado el 8 de julio de 1806, aparece con 57 tributarios.

El 17 de enero de 1632 el Convento de Amatitlán fue elevado a la categoría de Vicaría, mencionándose como sus Vicarios: Fray Pedro de Montenegro (1632) y Thomas Gage (1635). El 6 de noviembre de 1638 la Vicaría de Amatitlán fue elevada a la categoría de Priorato, con jurisdicción sobre San Cristóbal Amatitán (Palín), Petapa, Santa Inés (Villa Canales), Mixco, Chinaugtan (Chinautla), y Pinula (San José, Santa Catarina y Fraijanes). A cargo del Priorato de Amatitlán se menciona a Fray Francisco Morán, quien disponía de un cofre con ocho mil ducados para gastos ordinarios.

Para constatar personalmente sobre el avance los trabajos de la restauración antes mencionada, efectuamos una visita este miércoles 23 de septiembre 2015, en compañía de don Enrique Aguilar Roy, y los comunicadores sociales Marco Augusto Gutiérrez y Percy García Escobar.

Entre las primeras acciones se procedió a legalizar el terreno, de tal manera que se logró recuperar un área considerable -muro norte del templo- que se encontraba ocupada ilegalmente por varios negocios del mercado central de la población, atropello que se suscitó a partir de la década de 1980.

Se procedió a descombrar el área, reforzamiento de muro con inyección hidráulica de mezcla con sello especial, construcción de caídas de agua, construcción de cornisa corrida superior empleando ladrillo de barro, fundición de soleras de corona incluyendo 50 platinas con 4 pernos cada una para base de la nueva estructura metálica, y otros trabajos generales de acondicionamiento. Hasta ahora lo realizado es poco evidente pero ha requerido una inversión considerable de tiempo y dinero. Se estima que aproximadamente un millón de quetzales se ha recaudado con este propósito por medio de diversas y múltiples actividades, y puede ser necesaria una cantidad similar para concluir.

Ahora viene la etapa de retirar la vieja y deteriorada estructura de madera para instalar la nueva estructura metálica para el techo - la cual es un aporte de la Municipalidad por autorización del Concejo Municipal 2012-2016 presidido por el alcalde Mainor Guillermo Orellana Mazariegos,

De tal manera que se hace NECESARIO CERRAR TOTALMENTE EL TEMPLO A PARTIR DEL LUNES 5 DE OCTUBRE, para desocupar totalmente la nave principal y preservar muebles, estructuras e imágenes, en prevención de cualquier daño por exposición o caída de los diversos materiales de construcción. Este cierre puede ser por 2 o 3 meses, el tiempo que requiera esta nueva fase de una obra monumental necesaria desde hace muchos años para preservar el patrimonio cultural de los amatitlanecos.

Continuará...

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Las opiniones de nuestros distinguidos visitantes son BIENVENIDAS. Por favor, respetemos a los demás. Todo comentario ofensivo o denigrante será censurado. EL RESPETO AL DERECHO AJENO ES LA PAZ.