sábado, 23 de enero de 2016

LOS TOBARES - CARPINTEROS DE AMATITLÁN

Entre los carpinteros de Amatitlán, un caso verdaderamente admirable es el de "los Tobares", también conocidos como "los Nayos", dos hermanos cuya lealtad los unió laboralmente a través de la mayor parte de sus vidas, al grado que daban la apariencia de hacerlo todo juntos. A donde iba y trabajaba uno, iba y trabajaba el otro.

Se trata de Leonardo "Nayo" Tobar Choc (6 noviembre 1950 - 9 septiembre 2015) y Rosalío Tobar Choc (n. 30 agosto 1958) también conocido como "Chalo o Gonzálo"; hijos de Saturnino Tobar y Berta Choc, vecinos del barrio San Lorenzo a donde llegaron procedentes de Santa Lucía Cotzumalguapa.

Como la mayoría de obreros jóvenes, Nayo empezó como como ayudante de albañil y fue así como hizo sus primeros trabajos de carpintería, los más elementales. Toribio Juárez lo llevó a trabajar a Jurún Marinalá, en Palín, de donde al concluir las obras lo llevó a la construcción de la Corte Suprema de Justicia, en la ciudad capital. Eran obras grandes, con bastantes obreros, en donde se podía aprender y ampliar horizontes. Fue ahí donde se incorporó también Chalo, a los 15 años de edad. Juntos fueron a trabajar en la construcción del edificio del Inguat, encargándose mayoritariamente de la construcción de formaleta o encajonado de madera para las fundiciones de concreto. Después sumaron experiencias en la construcción de algunos módulos en el campus central de la Universidad de San Carlos de Guatemala. Ya para entonces eran fabricantes de puertas y algunos muebles, como mesas y sillas.

Allá por 1985 se animaron a instalar una carpintería propia en el callejón "Malena" del barrio San Lorenzo, en el interior del lote en donde habitaba su familia. Poco a poco se fueron haciendo fama de buenos carpinteros y así fue como la clientela los llegaba a buscar a aquel taller. Nayo y Chalo fueron contratados para hacer gabinetes, puertas, closets y algunos otros muebles para las Hermanas de la Caridad en Santa Lucía Cotzumalguapa.


“Juan Sánchez, quien hacía trabajos de carpintería en la fábrica Novatex, me invitó a formar parte del grupo de colaboradores de la capellanía del Calvario. Cuando se presentó la necesidad de hacerle algunas reparaciones y mejoras al anda pequeña del Nazareno, le hablé a Nayo y el aceptó colaborar. Nos quedamos trabajando aproximadamente 10 años, durante los cuales fabricamos el estandarte del Nazareno y un anda de 34 brazos. Después, Carlos Santos Sacú fue el vínculo para que fuéramos a trabajar a la parroquia en donde activamos en el Movimiento de Cucuruchos, entre 2003 y 2007, cuando se logró la participación de casi 200 revestidos. Fue en esa época que, entre otros muchos trabajos, nos encargamos de hacer el camerín de la Virgen del Rosario, bancos y bancas para la iglesia, e incluso una andas de 40 brazos para la Vírgen de Dolores, a las que se les aplicaron tallados que se mandaron a hacer por aparte”.[1]

Entre los años 2008 y 2010, el comité del Calvario se propuso la construcción de una nueva urna para el Cristo Yacente de dicho templo, pero las cotizaciones requeridas estaban fuera de su presupuesto. Nayo y Chalo ofrecieron hacer una urna sencilla, es decir sin adornos tallados pues no era su especialidad; fue así como ofrendaron la madera y su mano de obra, correspondiento al comité únicamente aportar los cristales que fueron necesarios. El resultado final es digno de reconocimiento y gratitud.

Los hermanos Tobar han sido colaboradores también de los comités o grupos encargados de las festividades de la Virgen de Concepción, con Gerber Ayala, y de la Virgen del Rosario en el mes de octubre.

Después de la muerte de Nayo, en septiembre 2015, es natural que Chalo luche por no ser presa de la nostalgia y la depresión. Al efectuar esta entrevista, se preparaba para darle mantenimiento y hacer algunos ajustes a la cruz que llevará sobre sus hombros el Nazarenos de los Pobres de la Capellanía del Calvario, en segundo domingo de la Semana Santa 2016.



[1] Tobar Choc, Rosalío. Entrevista OFG, 22 enero 2016.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Las opiniones de nuestros distinguidos visitantes son BIENVENIDAS. Por favor, respetemos a los demás. Todo comentario ofensivo o denigrante será censurado. EL RESPETO AL DERECHO AJENO ES LA PAZ.